21 DIAS CONOCIENDO A CHAN

Cada organización es un mundo nuevo por conocer, cada una tienes sus propias dinámicas, costumbre, tiempos y ritos, CHAN por supuesto, no es la excepción.

Una bienvenida con plena calidez fue la que recibí de parte de esta familia hace aproximadamente 21 días, cuando ingresé por primera vez a la agencia. Y es importante para mi destacar, cuál es su sello diferenciador, para que tanto los clientes y los colaboradores sepan lo que tienen y lo que se siente al interior.

Calidad humana: Si tengo que resaltar lo que hace a este lugar ser distinto, partiría por su calidez humana. Al interior de Chan existe un alto nivel de multiculturalidad, al tener miembros de distintos países, lo que permite no solo aprender y compartir experiencias laborales, sino también experiencias de vida. Esto es de gran valor para quienes compartimos diariamente, pero también para el cliente, puesto que a la hora de contratar cualquier servicio, el conocer qué tipo de persona te lo está proporcionando es un punto muy importante. Puedo decir plenamente qué en Chan, ese personal es sincero, trabajador y muestra un amor real por llevar a cabo los requisitos y tareas otorgados para cumplir con las metas de cada uno de sus clientes.

Ritmo apasionado: Que no quepa duda que los ritmos en el área de marketing son una locura, y CHAN está montado en ese carro de la pasión. En la agencia una de las cosas que más impactan es el dinamismo y la multifuncionalidad de las labores. Es normal que en el mundo laboral “tradicional”, la persona se identifique con su rol profesional, el que luego pasa a ser parte de su identidad, pero acá eso pasa a segundo plano, ya que la colaboración entre áreas pasa a ser preponderante y lo primero. No te imagines a un pulpo haciendo mil cosas. Es más bien la capacidad de estar omnipresente y en conocimiento pleno de las acciones que tu equipo está realizando. ¿En que beneficia esto a los clientes? Pues que mejor que saber que estas optando por una agencia donde todas las áreas están conectadas, si hay un error o problema, ahí tendrás la solución en base a la unión. No existirán días y días de estancamiento para resolver percances o tomar decisiones. ¿Te bancas a este ritmo loco?

Rompiendo paradigma: Una de los objetivos que escuché claramente al llegar a Chan, fue su ideal y postura de romper con los paradigmas tradicionales del mundo laboral ¿Qué es esto me dirás tú? ¿Romper qué? Pues es un profundo deseo por hacer sentir a sus colaboradores comprometidos con lo que hacen porque de verdad así lo desean. que la labor entregada no sea sinónimo de esclavitud y rigidez, sino más bien de amor y entrega. Trabajar desde casa es una posibilidad real. Estar conectado con tu trabajo estando en distintos lugares, también.

Feeling, conexión con el cliente: He aprendido aquí que además de la formación de una relación sana con cada integrante del equipo, es igualmente importante la conexión con tu cliente. Y esto no tiene por qué ser forzado, soso y pauteado. Al contrario, es un real interés por la persona y la confianza que se genera. ¿Sabías tú que mientras exista más confianza entre dos personas, se produce más creatividad? Pues yo no lo sabía. Lo acabo de inventar. Pero precisamente ese pensamiento que se me acaba de cruzar por la cabeza, aunque usted no lo crea, no es tan alocado e incierto ¿Y sabe por qué? Porque a mayor unión, mayor empatía y a mayor empatía, múltiples posibilidades de meterte en la piel de otros para poder crear desde distintas visiones. A lo que voy, es que Chan está presente diariamente con sus clientes, preocupados de saludarlos y de atender sus necesidades como quien se preocupa por un ser querido o familiar. Ese es el amor que tienes que esperar de un equipo, que la atención sea realizada porque existe un cariño y una real preocupación por verte avanzar con tu empresa, marca, o emprendimiento, procurando generar a su vez creatividad en cada acción y contenido.

Hambre de triunfo: Finalmente, una de las cosas que se perciben fácilmente al entrar en contacto con el núcleo de Chan es la sed de seguir creciendo, más y más. Ese “hambre de triunfo”, es lo que lleva a que la agencia se ponga metas cada vez más elevadas, que expandan su círculo y conocimiento por todos aquellos que desean soluciones distintas. No se conforman con estar bien, sino no que invitan a todos a seguir creciendo y expandiendo sus sueños a través de su dedicación. Esto es más que marketing, es saber ir por lo que quieres, tomarlo y concretarlo. Y de eso, créanme, sí que saben.

Gracias Chan.

Hey tú ¿Te montas entonces al carro?

Javiera Zambrano