CHAN! Love interno

Y es que para entregar amor hacia los demás también debemos amarnos nosotros mismos.

Hay un dicho que alguien dijo y me parece que es realmente acertado “Empleados felices, clientes felices” y la verdad es que cuando un trabajador está feliz se nota, hay amor por la empresa, compromiso, constancia y efectividad. Un empleado feliz es ese que va a velar por que el trabajo se haga y se haga bien, finalmente es quien se preocupa por la satisfacción continua de los clientes.

Para lograr esto la empresa debe instaurar una serie de “prácticas” que elevan favorablemente el clima laboral y los empleados se sientan: Escuchados, tomados en cuenta, agradecidos, valorados y empoderados de sus acciones.

Entre todas las actividades que tenemos en CHAN!, una de ellas va dedicada a la celebración del primer año en la empresa, cuando un empleado llega a cumplir este período, hacemos un cuadro con la visión de cada CHAN! sobre el logo de la empresa, con un color que caracterice a esa persona y con una tipografía elegida por la persona según preferencia, esto luego va a un mural, yo personalmente lo llamo: el hall de la fama CHAN!, y con una pequeña ceremonia cada uno coloca su cuadro allí, el que permanecerá allí por siempre. #OnceaCHAN! AlwaysaCHAN!

Lorena Marchena