Comunicación: Lo que hace una buena relación Diseñador-Cliente

Desde el momento en que le damos el “vamos” a un proyecto, la comunicación y transparencia entre el cliente y el diseñador son lo que nos conducen a construir la confianza, lograr flexibilidad y la colaboración.
Los diseñadores no somos lectores de mente, por lo que es de suma importancia en pro de lograr buenos resultados desarrollar una asociación mediante el trabajo en conjunto e ideas de colaboración y hacer preguntas que exploren y detallen todos los factores claves, detalles y objetivos de un proyecto.

Expresar cualquier preocupación y/o deseo que se pueda tener en relación con el proyecto. No tener miedo de preguntar al diseñador o al equipo de diseño todas las preguntas que se estimen convenientes, en muchas ocasiones esto incluso ayuda al equipo de diseño para tener un panorama más claro porque generalmente las preguntas más básicas conducen a conversaciones y comentarios que son vitales para alcanzar los objetivos del proyecto. De la misma forma esperar que el diseñador haga muchas preguntas también. El diseñador aprende más probablemente sobre su organización haciendo su propia investigación para familiarizarse, pero el oír sobre la organización en sus propias palabras revelará a menudo información más significativa. A su vez, estas conversaciones y palabras pueden inspirar el proceso creativo.

La forma en que el cliente comunica la retroalimentación es importante. Dar los comentarios al diseñador es parte del proceso, pero no todos los comentarios son iguales. Los diseñadores ponen mucho tiempo, investigación y energía en las soluciones que se entregan. Por lo mismo cuando envíe correcciones debes tratar de ayudar al diseñador a comprender cómo se llegó a esa conclusión. Por ejemplo, decir que le gustaría cambiar el color del botón de llamada a la acción no es tan valioso como decirle al diseñador que desea que el área se destaque porque uno de los principales objetivos del sitio es hacer que los usuarios hagan clic en él. Con esta última retroalimentación, el diseñador puede ayudarle a evaluar qué cambios deben hacerse para realmente hacer que eso suceda.

Proporcione comentarios de calidad basados en los objetivos estratégicos del proyecto en lugar de cosas como el color y las fuentes. Aunque la estética visual es valiosa, una solución que se ve bien, pero no resuelve el problema de un mal servicio y una pérdida de tiempo para todos.

Andrea Idrobo