Integrando a los proveedores en la oferta de valor

Los proveedores son una parte imprescindible en nuestro trabajo. Su voluntad y buen hacer van a marcar la diferencia entre un resultado aceptable y uno excelente. En general a las agencias se nos solicita que, con el precio más bajo, hagamos lo máximo de todo. Es tiempo de innovación, creatividad y optimización de recursos para ofrecer propuestas competitivas a nuestros clientes.
Es por esta razón que es fundamental analizar: ¿soy consciente de que mis proveedores son mis aliados clave? ¿Tengo una relación eficiente con ellos?

El consentir a nuestros proveedores no sólo va a hacer que el trato en nuestro trabajo sea más grato sino que vamos a lograr optimizar nuestros recursos y negociaciones. Los beneficios de una relación de calidad, y a largo plazo, pueden llegar a ser:

1. En el trato: personalizado, flexible, sincero, en confianza.
2. En la comunicación: fluida, bidireccional.

3. En los costes: adaptados a las necesidades de cada situación, conocimiento de los mismos, condiciones de pago mejoradas, créditos, entre otros.

4. En la capacidad de actuación: respuesta positiva y rápida. Gran disponibilidad.

5. En la calidad del servicio/producto: mejoras, asesoramiento fiable, servicio “especial”.

6. En la capacidad de adaptación: a todos los niveles (producto, proceso, servicio, trato, etc.).

Sin dejar de lado:

7. Una comunicación fluida: transparencia, escucha activa, disponibilidad, feedbacks sinceros, amabilidad, briefings detallados.

Y no hay que olvidar que hay que mantener las buenas relaciones cuando no contratamos el servicio, por lo que es importante aceptar sus invitaciones, recibirlos para conocer sus nuevos productos y/o servicios. ¿Y por qué no? Invitarlos a ellos de vez en cuando. Al final se trata no sólo de una buena relación que beneficie sino también crecer juntos aprendiendo en conjunto.

El RETO es encontrar la cadena de proveedores que maximice la suma de nuestros valores y explotar rápidamente esta ventaja que seguramente no nos garantizará el “ser felices para siempre” nos mantendrá dentro del juego del mercado.

Jessica Cámara