La Irracionalidad de la Racionalidad Artificial o “TAY”

Hace algunos días ocurrió un hecho que en mi humilde opinión no hay que pasar por alto.
Para quienes no están al tanto o no leyeron la noticia publicada en los medios de todo el mundo, la comento de forma general;
“Microsoft dio de baja a TAY, su programa de desarrollo en IA (Inteligencia Artificial) para generar diálogo con adolescentes a través de Twitter”. La finalidad era simular a un adolescente de 19 años y desarrollar sus conocimientos e inteligencia a través de la interacción con otros usuarios. Hasta aquí, muy buena idea, teniendo en cuenta que programas similares ya se están utilizando en la atención a clientes, BackOffice, etc, pero el resultado no fue tan bueno. Creo que no se tuvo en cuenta que para nosotros, los humanos, 2+2 no siempre es 4… El resultante fue que luego de la interacción con usuarios de Twitter, TAY comenzó a comunicarse de forma racista y misógina con publicaciones en las cuales le dio la razón a Hitler y tratar a las mujeres cómo uno de los males de la humanidad. Los responsables del desarrollo aclararon que esto fue resultado de las conversaciones e interacciones en la red social. Si deseas leer una de las notas publicadas, comparto el link de La Tercera http://bit.ly/2mAFC97
Mi finalidad no es solo comentar un hecho llamativo, sino invitarlos a pensar en la racionalidad de utilizar la IA para el contacto entre las personas. Como dije anteriormente 2+2 no siempre es 4, y esto lo sostengo por que dentro de las comunicaciones humanas, las situaciones que nos rodean y lo adquirido en nuestra enseñanza desde pequeños, como nuestra pertenencia socioeconómica, forman parte de nuestra racionalidad, experiencia y toma de desiciones, lo cual nos lleva a entender la comunicación de otra persona o ser, desde nuestros mapa, desde todo eso que arrastramos o poseemos. Pretender que una funcionalidad artificial comprenda la racionalidad o irracionalidad humana en la comunicación, en mi más humilde opinión, es un acto omnipotente que nos llevará a un estado de riesgo. Simplemente me sobran los ejemplos actuales para justificar mi posición, y estos están basados en que las máquinas o programas cumplen una función importante en las tareas ejecutivas, en el armado de materiales, autos, computadoras, ensamblajes, etc, pero ninguna puede o podrá igualar la genialidad e irracionalidad del ser humano en cada uno de sus actos creativos y ahí está la diferencia.
Asimov lo deja muy claro en su libro “Robots e Imperio” en el cual más allá de su genialidad para describir mundos y situaciones fantásticas, deja en claro que la única salvación de la humanidad por sobre el desarrollo de las tecnologías es la creatividad y su racionalidad irracional. Ya tuvimos un ejemplo palpable que llevó a una de las compañías más grandes e importantes del mundo a descartar o sacar de funcionalidad un desarrollo importante para ellos, a causa de no poder controlar lo incontrolable. Esperemos que la genialidad del ser humano nos lleve definitivamente a darnos cuenta que no hay nada mejor para un humano que otro humano y la convivencia armónica de estos con su entorno, situación que se logrará solo con la educación de los seres. Quizá sea tiempo de dedicar más tiempo y recursos a la educación de los vivientes por sobre la artificialidad.
2+2 es 4… pero ¿por qué?

Adrian Tomasevski