El lado oscuro de la fuerza!

Hace cuatro años atrás estaba frente a una decisión que repercutiría por siempre en mí, decidir que iba a estudiar, decidir en que poner mi pasión y conocimientos; y por sobre todo decidir en qué iba a ser una ganadora. Eso si lo tenía claro, fuera lo que fuese a estudiar yo tenía que hacer de mi la mejor y no la mejor entre otros o mejor que otros, si no, que mejor para mí y por mí.
Decidí estudiar publicidad sin ningún tipo de información, sin saber si era lo que me gustaba o de que trataba específicamente. Hoy debo decir que fue la decisión más intuitiva que he tomado y la que más logros ha aportado en mi vida.
Mi primer año fue plano, del montón, no destacaba y creo que se debía a que la pasión aún no me invadía.
El segundo año encontré lo que me gustaba y de lo que no me despegué más, el Marketing. Ese Marketing que no es solo venta, ni solo estrategia y menos un par de matrices “fomes”, me enamoré del Marketing duro, del que te hace pensar, del que no se desarrolla en media hora y solo con un computador por delante, me enamore de ese que te obliga a salir a la calle, escuchar, leer, estudiar, procesar y aplicar.
Fui la ñoña, la fome, la latera por tres años y en algún minuto le encontré el lado amable a esa “fama”, algo así como “OK, Si creen que porque me gusta el MKT soy fome, voy a ser la fome más bacán de acá”
Desde ese día apareció el lado oscuro y el lado claro, en el oscuro estaba el análisis, el dato duro, la matriz, la raíz, el pensamiento, etc. y en el lado claro los colores, pantones, ideas, graficas, videos, etc. Como mi objetivo era ser la mejor aun que mi pasión estaba inclinada a un lado, siempre traté de entender y familiarizarme en el otro.
A través del paso del tiempo, me di cuenta de que a las personas en general les cuesta o no les gusta asumir que pertenecen al lado oscuro de la fuerza, ya sea porque sus gustos son distinto, porque piensan en grande o incluso porque creen que las cosas son posibles a pesar de cualquier tipo de adversidad.
Desde ese segundo año estudiando me declaré de este lado oscuro, del lado que se detiene, respira, piensa y ataca, porque en verdad siempre hay un motivo para hacerlo.
Porque ser del área de estrategia no es tan negro y principalmente porque soñar que el mundo puede ser nuestro es sólo para grandes.
Vivo rodeada de números, pensamientos, estrategias, gráficos, orden, estructura y debo decir que todo esto es parte de mi felicidad.
Llevo en CHAN! un mes y encontré un lugar donde mi “lado oscuro” tiene el espacio para desenvolverse, donde puedo ser feliz con un gráfico, donde existe un equipo que apoya y levanta cada uno de los conocimientos que tenemos.
Vivir el Marketing, la estrategia, la publicidad o el diseño desde lo que es, un estilo de vida que nos llena y que nos acompaña no es tan malo como parece.
Soy del lado oscuro de la fuerza y me encanta serlo.

Katalina Cipitria