Ritmo, control y eficiencia.

Palabras claves para un Lover

Cuando hablamos de un “Lover” pensamos en alguien rosa y blandito, algo así como un osito cariñoso, pero, aún cuando un Lover debe tener un millón de habilidades blandas que permitan día a día generar una conexión especial y de confianza con sus cuentas y compañeros también hay 3 características que engloban una postura no tan rosa en su personalidad y se tratan de: ritmo, control y eficiencia.

Y es que estas palabras son claves para que el trabajo se lleve a cabo correctamente y en el plazo conveniente tanto para el cliente como para la agencia.

El ritmo es el beating que nos da vida todos los días, es el impulso que nos lleva a crear cosas y pensar en las nuevas estrategias y posibles necesidades de nuestros clientes y de esta forma poder hacer y crecer en conjunto, en armonía, sin el ritmo el trabajo se detiene y la esencia está en mantenernos en movimiento HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN.

El control permite que el Lover tenga total manejo de todos los procesos, estar pendiente de lo que hace falta y principalmente apoyar a cada integrante del equipo en sus necesidades para que de este modo el trabajo fluya.

La eficiencia consiste en la etapa final de los procesos, luego de tener el impulso y el control de las actividades lo más importantes es saber medir la efectividad de todas las acciones realizadas y en base a eso mejorar cada día, para poder seguir entregando trabajos de valor, con calidad y sobre todo con mucho LOVE!

Lorena Marchena